texto2

Bienvenido a tomat5. Ya hemos terminado el Torneo. Tan sólo nos queda ahora la ceremonia de clausura, y ¡a por el TOMAT6!

miércoles, 30 de julio de 2008

¿También Otro Mes (Agosto) Tranquilo?

Otro mes más que se acaba y la actividad tomatera sigue en estado de coma.
Poco pues que apuntar aquí del séptimo mes del año, que antes de llamarse Julio ni siquiera era el séptimo sino el quinto. Quintilis se llamaba hasta que llegó Julio César y reorganizó el calendario que andaba algo desfasado: se inventó los bisiestos y decidió que los años empezaran en enero, y ya metido en faena pues al mes de su nacimiento, que ya no era el quinto, pues qué mejor que ponerle su nombre (bueno más bien su apellido, porque él se llamaba Cayo).
Los otros meses poco le importó que siguieran indicando números relativos inexactos, y así han llegado hasta nuestros días los 4 últimos meses del año. Para el octavo (antes sexto), ya se ocupó Octavio Augusto de rebautizarlo con su nombre, que es precisamente el del mes en que entraremos en breve, y que para no ser menos que Julio pues le puso también que tuviera 31 días, que antes no los tenía, y de ahí esa curiosa disposición que también se ha mantenido hasta hoy.

Y ya que estamos con la lección de historia romana, que no sé muy bien a qué viene, pues aprovechamos para ver si los supervivientes de TOMAT5 se animan a "pasar el Rubicón", que resultaba ser un río que limitaba el imperio romano por aquellos tiempos y que Julio César atravesó con sus legiones de vuelta de las Galias para atacar a sus amigos romanos. Fue en este paso del Rubicón donde dicen que dijo aquella famosa frase de "Alea Iacta Est" (la suerte está echada). Pues eso, que a ver si hay suerte y los grupos que deben jugar las partias pendientes son capaces de encontrar un hueco para irlas disputando antes de que caduque el torneo. Recordamos que además de las partidas para la final quedan también pendientes las del premio PEOR.

Y ya para rizar el rizo y completar la clase, traeremos por los pelos otras frases famosas de Julio César: "Veni, Vidi, Vici" (vine, ví, vencí), que seguro que le vendrá como anillo al dedo a alguno de las parejas que quedan en TOMAT cuando vuelva de vacaciones, juegue (por fin) y gane. Conviene decir que el motivo de que esta frase se suela encontrar mal escrita ("Vini, Vidi, Vinci") es un misterio sin resolver que viene a corroborar que el analfabetismo nunca ha estado reñido con la cultura.

Y la última frase tuvo lugar tras desafiar a los augurios que le habían anticipado su muerte en los idus de marzo, y que creyó que era falso cuando llegó aquel 15 de marzo (los idus tenían fechas cambiantes pero en marzo tocaba el 15) y vió que no pasaba nada y acudió sin escolta al senado, pero cualquier jugador de mus (si hacemos caso a quienes dicen que lo inventó un vasco tendremos que admitir que lo pudo hacer en esa época o en la que le hubiera salido de los cojones) le habría podido recordar aquello de "hasta el rabo todo es toro" o "hasta que no pasa el cristo no termina a procesión", y aún quedaba día para que se cumpliera su destino y pudiera proferir su última frase "¡¿Tú también, hijo mío?!" dirigida a Bruto que era uno de sus asesinos (y además el hijo de su amante y quien sabe si realmente suyo).

Hay otra frase que también se asocia con César y es aquella de que "la mujer del César no sólo debe ser honrada sino parecerlo", pero es bastante dudoso que esto lo dijera Julio César y bien pudo ser de cualquier otro emperador romano, pues tan originales ellos, tuvieron la idea de llamarse todos César después de él, cuando este era su segundo apellido. E incluso emperadores mucho más tardíos en otras tierras siguieron esa costumbre y de ahí derivan los términos Kaiser y Zar.

Volviendo al presente, os recordamos que para evitar que en lo sucesivo nos vuelva a ocurrir este deslucido final de torneo, tan poco acorde con su creciente prestigio, ya os dijimos que limitaremos TOMAT a una única edición anual (con descanso en Navidades), y ya buscaremos algún plato rápido y fresco para paliar la etapa de sequía que quedará entre su termimación y el duro verano.

Terminad las Obligaciones y Manteneos Atentos a Tomat

2 comentarios:

Carlos Rossique dijo...

Fenomenal acopio de cultura romana, Javier ;-) pero hay un error !! Es VENI, no VINE:
"VENI, VIDI, VICI"

Saludetes

tomat dijo...

Lo de "Vine" era un lapsus (ya corregido). Una mezcla de la traducción con la palabras latinas originales,... quizá el subconsciente empieza a desvelar el misterio...