texto2

Bienvenido a tomat5. Ya hemos terminado el Torneo. Tan sólo nos queda ahora la ceremonia de clausura, y ¡a por el TOMAT6!

martes, 22 de abril de 2008

Crónica del asalto al castillo (Castellanos-Mus Fiction)

1. EL TORNEO: LAS PRIMERAS LIZAS



Comienzo tranquilo donde ya los asaltantes del castillo se hicieron con las primera justa

Castellanos 0 Mus Fiction 1

2. EL SITIO: LAS CATAPULTAS



Una continua refriega de piedras y amarracos caían sobre los castellanos, quienes empezaban a ver las cosas mal

Castellanos 0 Mus Fiction 2

3. LA DEFENSA: ACEITE HIRVIENDO



Los Castellanos se pusieron manos a la obra; Manu y Felix opusieron una seria defensa

Castellanos 1 Mus Fiction 2

4. EL ASALTO: LUCHA CUERPO A CUERPO



Una vez ya en el patio del castillo, encarnizada lucha piedra a piedra

Castellanos 1 Mus Fiction 3

5. LA VICTORIA: EL ARMA SECRETA





Castellanos 1 Mus Fiction 4

Y lo más importante, sobremesa más que agradable con los amigos Manu y Felix

Para acabar, un homenaje a Castilla, de mano de unos inspiradores versos de Machado:



El Duero cruza el corazón de roble
de Iberia y de Castilla. ¡Oh tierra triste y noble,
la de los altos llanos y yermos y roquedas,
de campos sin arados, regatos ni arboledas;
decrépitas ciudades, caminos sin mesones,
y atónitos palurdos sin danzas ni canciones
que aun van, abandonando el mortecino hogar,
como tus largos ríos, Castilla, hacia la mar!
Castilla miserable, ayer dominadora,
envuelta en sus andrajos desprecia cuanto ignora.
¿Espera, duerme o sueña? ¿La sangre derramada
recuerda, cuando tuvo la fiebre de la espada?
Todo se mueve, fluye, discurre, corre o gira;
cambian la mar y el monte y el ojo que los mira.
¿Pasó? Sobre sus campos aun el fantasma yerra
de un pueblo que ponía a Dios sobre la guerra.
La madre en otro tiempo fecunda en capitanes,
madrastra es hoy apenas de humildes ganapanes.
Castilla no es aquella tan generosa un día,
cuando Mio Cid Rodrigo el de Vivar volvía,
ufano de su nueva fortuna, y su opulencia,
a regalar a Alfonso los huertos de Valencia;
o que, tras la aventura que acreditó sus bríos,
pedía la conquista de los inmensos ríos
indianos a la corte, la madre de soldados,
guerreros y adalides que han de tornar, cargados
de plata y oro, a España, en regios galeones,
para la presa cuervos, para la lid leones.


Saludos

No hay comentarios: